Mindfulness: la conciencia del presente

Una de las prácticas que más me ha ayudado en estos últimos años para manejo del estrés es lo que en inglés se llama “mindfulness”. Qué es mindfulness? Bueno, se trata de observar conscientemente y aceptar el presente, sin juzgar y sin intentar cambiar o controlar. Lo que se observa son los sentimientos, emociones, sensaciones físicas, pensamientos, y el medio ambiente que nos rodea. Es importante no tratar de modificar ni de resistir; no juzgar, ni automáticamente calificar lo que está “bien” o “mal”. Olvidarse de lo que pasó o lo que queremos que pase y concentrar nuestra atención y todos los sentidos en lo que es. Conscientemente estamos dirigiendo nuestra atención al presente, con curiosidad, apertura, aceptación y amor. Esto hace que despertemos de la existencia mecánica y automatizada y que un nuevo mundo se abra ante nosotros.

mindfulness 1

Por ejemplo, cuando comemos normalmente nos sentamos antes un plato lleno de comida, ya sea solos o acompañados. Empezamos a conversar con la persona o las personas que comparten la mesa, a ver las noticias, o a repasar mentalmente lo que tenemos que hacer, los pendientes, lo que nos dijeron unas horas antes, o hace una semana, etc. De pronto nuestro plato esta vacío y apenas tenemos un vago recuerdo de haber comido. Lo mismo sucede si, por ejemplo, tomamos una ducha. Por nuestra mente pasan miles de ideas, historias del pasado, diversos escenarios que imaginamos para el futuro, miedos, broncas, y de pronto ya estamos vestidos sin haber estado realmente presentes en el proceso de ducharnos.

Qué sucedería en estos ejemplos aplicando mindfulness? Al comer se pondrían todos los sentidos en cada bocado, observando, oliendo, saboreando, tomándose el tiempo necesario para masticar, apreciando las sensaciones que surgen en la boca, sin pasar al siguiente bocado antes de haber tragado completamente lo que estábamos comiendo. En la ducha, observando las sensaciones que genera  el agua al recorrer nuestra piel, la temperatura, el aroma del jabón, el sonido del agua que corre, etc.

mindfulness 3

Cultivar mindfulness no es fácil, como todo requiere mucha práctica, paciencia y gentileza con nosotros mismos. El estado natural de la mente es divagar por lo que al principio se puede hacer solo por algunos minutos, tal vez segundos, antes de perdernos de nuevo. Pero con la practica nuestra atención va acostumbrándose a observar. Como no se trata de manipular la mente, no vamos a tratar de detenerla, sino a observar nuestros pensamientos, así como las sensaciones del cuerpo, las emociones y lo que nos rodea. La meditación y el yoga son dos herramientas que se usan para complementar esta práctica.

mindfulness 2

Les propongo algunos ejercicios que pueden hacer para ir desarrollando esta conciencia del presente o mindfulness.

Mindfulness: la conciencia del presente

Comida

Respecto a la comida, el ejercicio clásico es con una pasa de uva. Si no tienen, les aconsejo que lo hagan con solo un bocado de lo estén comiendo. Empezar por observar cuidadosamente la pasa de uva, olerla, tocarla, intentando apreciarla con todos los sentidos. Ponerla en la boca y antes de masticar, prestar atención a las sensaciones y los cambios que se generan (por ejemplo la saliva). Masticar con calma, apreciando el sabor y como la comida se va transformando. Tragar y tratar de seguir el trayecto por el esófago hasta el estómago.

Escaneo del cuerpo

Para este ejercicio hay que estar acostado, relajado y con los ojos cerrados. Empezando por los dedos de un pie, se trata de sentir nuestra piel en cada parte del cuerpo, concentrándonos en la temperatura, o si sentimos algún roce, cosquilleo, brisa, o lo que sea que sintamos. Se empieza por los dedos del pie, la planta, el empeine, el talón, el tobillo, la pantorrilla, la canilla, la rodilla, el muslo. Luego la otra pierna y de la misma manera el resto del cuerpo.

Sensaciones del cuerpo

Sentarse relajado, respirar profundo un par de veces, cerrar los ojos y por 5 minutos observar las sensaciones del cuerpo. No importa lo que sea, no tratar de reprimirlo. Si es algo bueno observar y darle espacio para que sea. Si es malo, como un dolor de cabeza, por ejemplo, igualmente observarlo y darle espacio. Siempre se puede observar la respiración si es que no hay otra cosa o para centrarnos y relajarnos.

mindfulness 4

¿Ya bajaste el recetario gratuito? No te lo pierdas!!! Te voy a hacer llegar eso y mucho más si te anotas AQUÍ!!! Ah, y no te olvides de seguirme en mi página de Facebook si te interesan este tipo de recetas, ya que publico también recetas similares de otros blog…..

¡Compartido por Graciela y Laura con mucho amor! ♥ ♥ ♥ ¿Nos sigues en Facebook? ¿Qué te parecen las recetas y buenos consejos que publicamos? Si todavía no le diste "me gusta" a la página de La Vida que Elijo, te invitamos a hacerlo AQUI No te olvides de bajarte los recetarios gratuitos si es que nos los tienes. Miles de personas ya lo hicieron y están encantados. Puedes verlos AQUI

7 thoughts on “Mindfulness: la conciencia del presente

  • April 8, 2015 at 1:54 pm
    Permalink

    Me ha encantado todo lo que compartes Lau, muchisimas felicidades y desde ya te sigo.
    Un gran abrazo desde Mexico
    Soy compañera del ICG y estos temas me apasionan!!!

    Reply
    • April 8, 2015 at 4:54 pm
      Permalink

      Hola Rosa, muchísimas gracias por tu comentario y por seguirme! Qué bueno que te gusten estos temas! 🙂

      Reply
  • September 6, 2014 at 9:37 am
    Permalink

    Lau, qué lindo y difícil! Me alegro q puedas hacerlo y te sirva. También está bueno dejar un lugarcito para la imaginación, para ‘volar’, no? Si no qué hacemos los cuentacuentos q fomentamos la imaginación?? 🙂

    Reply
  • September 2, 2014 at 2:56 pm
    Permalink

    Lau! que hermosas fotos y reflexiones! me hace acordar a sesiones de musicoterapia que hice con mi hijita Julia donde aprendí que “”no tratar de modificar ni de resistir; no juzgar, ni automáticamente calificar lo que está “bien” o “mal””” ( como vos decis) es saludable para uno y para los hijos cdo estan creciendo … te conecta mas con ellos y con su presente …te mando un gran beso!!!!!!!!!!!!!

    Reply
    • September 2, 2014 at 4:31 pm
      Permalink

      Gracias Dina!! Es justo lo que vos decís. Mindfulness se usa para muchas cosas. Yo hice el programa sobre el manejo de estrés pero el enfoque para tratar a los chicos parece muy piola también, no lo conocía. No es fácil acordarse siempre, de a poco… 🙂

      Reply
  • September 2, 2014 at 8:08 am
    Permalink

    Lau! Genial Estás volviéndote toda Una guru! Me encantó.

    Reply
    • September 2, 2014 at 12:12 pm
      Permalink

      Gracias Pedri!!! Me alegro que te guste. Me vino bien escribir la nota, es un buen recordatorio para mí también, jejejeje!

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies